quinta-feira, 23 de fevereiro de 2017

Cursilhos de Cristandade




Nunca parados!

 
Se acha que o mundo eclesial anda parado basta clicar aqui e conhecer as inúmeras atividades que vão agitando as dioceses, movimentos, sacerdotes, leigos, crentes em Portugal ou no mundo.
À redação da Agência Ecclesia, ou publicadas nas muitas páginas das dioceses, vão chegando as mensagens que os bispos portugueses escrevem por ocasião da Quaresma . Nelas se procura atualizar as três propostas feitas pela Igreja católica para a vivência nos 40 dias que se aproximam – Oração, jejum e renúncia – inspirados nas palavras que o Papa escreve a cada ano.
Diocese de Setúbal, das Forças Armadas, Angra e Viseu são apenas as últimas que foram publicadas nesta secção da Agência Ecclesia onde a proximidade com o drama dos refugiados está bem expressa nas palavras dos bispos diocesanos que propõem gestos concretos de ajuda, que são também de formação para o acolhimento.
Outros apelos tiveram também destaque, agora veiculados pelo papa Francisco que não esquece a situação que afeta “milhares de crianças” no Sudão do Sul… o regresso das audiências à Praça de São Pedro teve o amargo de ter recordar o necessário empenho de todos para ajudar as populações sofredoras.
Este é o dia em que a redação prepara o Semanário que amanhã vai poder ler onde procuramos antecipar temas e propor análises sobre acontecimentos que vão marcando a atualidade.
Pelas 15 horas a Ecclesia assinala os 50 anos da revista Audácia com o irmão Bernardino Frutuoso e à noite, na Antena 1, continuamos nos caminhos de Fátima conhecendo ou reconhecendo o contributo que a Irmã Lúcia prestou ao mundo sobre a mensagem que há 100 anos ecoa entre os cristãos.
Mas há mais para conferir no site da Agência Ecclesia. Vemo-nos por lá?
Bom dia e boas notícias!
Lígia Silveira


Ocho consejos para conseguir que un matrimonio sea «indestructible» y a prueba de «infidelidades»

En un mundo hipersexualizado cobra más importancia la oración, los sacramentos y una sana sexualidad
Ser feliz en el matrimonio es posible, pero hay que trabajar día a día en él / Fotos cortesía de Cathopic

ReL  22 febrero 2017

En términos generales y debido al frenético ritmo de vida de hoy en día, el marido y/o la esposa pasan menos tiempo en casa a causa de sus horarios de trabajo. Además, la sociedad actual vive un nivel de hipersexualización a todos los niveles nunca antes vistos. Estos hechos suponen un reto para los matrimonios ante las numerosas tentaciones que se van presentando para ser infiel o para simplemente tirar por la borda el matrimonio.

A todo ello, se suma la convivencia dentro del matrimonio y los roces normales que se producen en el día a día. De este modo, es indispensable reforzar el matrimonio y poner cimientos fuertes para cuando llegue la tempestad. Y la fe es un pilar central así como el esfuerzo de cada uno de los cónyuges para cuidar al otro.

En Catholic Link, Andrés D´Angelo, miembro del Movimiento Apostólico de Schoenstatt y experto en temas de familia, da ocho consejos para logar un matrimonio “a prueba de infidelidades”:

1. Antes de conocernos
¿Cómo voy a cuidar algo que todavía no existe? ¿Cómo se hace para ser fiel a alguien que todavía no conozco? En primer lugar, mediante la oración. ¿Rezas a Nuestra Señora la Purísima para que cuide a tu futuro cónyuge? ¿Rezas para poder reconocerlo o reconocerla cuando se encuentren? ¿Cuidas tus amistades y compañías? ¿Te cuidas tú de tener un comportamiento casto? Todo esto redundará luego en beneficio de nuestra futura relación.


 
2. El Enamoramiento
¡Desde el primer momento debemos construir una relación fuerte a prueba de infidelidades! Desde la etapa de enamorados o durante el noviazgo. ¿Cómo? Principalmente siendo castos. Esta continencia inicial nos cuidará para amar y para ser amados. Si la relación se vuelve “física” durante esta etapa, lo más probable es que sea solamente eso: una relación física, donde el amor nunca va a poder crecer. Si en cambio dedicamos este tiempo a conocernos en profundidad y a forjar una gran amistad. ¡El matrimonio será una gran aventura juntos!

3. El diálogo
Desde el principio, pero especialmente una vez que comienza la vida conyugal, el diálogo tiene que ser fluido, constante, siempre presente. Y el diálogo no es solamente comunicación, o “pase de información”. El diálogo significa compenetrarse de la realidad del otro, saber qué le gusta, cómo se siente, cómo está, qué necesita, y una vez averiguado todo eso. ¡Ponerlo en práctica! Para dialogar, tiene que haber un encuentro de corazones, y es encuentro tiene que ser radicalmente profundo. Que después de cada diálogo conyugal salgamos siendo mejores que antes.

4. La vida de fe
¿No debería ser el primer punto este? Es que los tres están intrínsecamente ligados. Estamos enamorados, pero deberíamos estarlo en Dios. Dialogamos, pero dialogamos de las cosas de Dios. Cada acto de nuestra vida conyugal está abierto a la trascendencia. En el génesis, cuando Dios crea a la humanidad, dice: «A Imagen de Dios los creó, varón y mujer los creó…». Nuestra vida conyugal tiene que estar fundada sobre la roca, que es Cristo y tener un cemento de unión en una vida de fe profunda. La oración y la frecuencia en los sacramentos son piezas claves de un matrimonio a prueba de infidelidades.


 
5. La castidad conyugal
La castidad no es solo “aguantar hasta que nos casamos”, durante nuestra vida conyugal las relaciones deben regirse por la castidad conyugal. ¿En qué consiste la castidad conyugal? Dejo la palabra al Papa Francisco: «… Es un amor que no usa al otro por el placer, que hace la vida de la otra persona sacra. “Yo te respeto, no quiero usarte”». En la castidad conyugal, cuidamos del otro como de nosotros mismos y como dice San Pablo: «El lecho conyugal sea inmaculado» (Hb 13,4). Cuidemos de la pureza de nuestras relaciones. No veamos pornografía, cuidemos las miradas a otras personas, tengamos un lenguaje delicado entre nosotros. La sexualidad conyugal no tiene que ser un modo de satisfacer mis deseos, sino de darle a mi cónyuge lo que él o ella necesita.

6. Renovar las promesas
Cada vez que vayamos a una boda, o después de participar juntos de la Eucaristía, ¡tomémonos unos minutos para renovar nuestros votos! Hagamos de la renovación diaria una oración, como recomienda el Papa Francisco. No necesitas tener una ceremonia especial para renovar tu matrimonio (si quieres puedes hacerlo, no tiene nada de malo) pero la idea es que cada acto de sacrificio y amor en el matrimonio, sea ocasión para que en tu interior renueves el deseo de serle fiel a tu esposa/o.

7. La sexualidad
¡Por supuesto que la vida sexual de la pareja previene infidelidades! San Pablo lo dice en la primera carta a los Corintios: «No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo y por algún tiempo, a fin de poder dedicarse con más intensidad a la oración; después vuelvan a vivir como antes, para que Satanás no se aproveche de la incontinencia de ustedes y los tiente» (1 Co, 7, 5).

La sexualidad en el matrimonio no solo está permitida, ¡está recomendada! Santo Tomás de Aquino dice que en la unión sexual de los esposos no hay «ni sombra de pecado». Parafraseando a Chesterton, diría que el secreto para no desear la mujer del prójimo, es desear a nuestra propia esposa. La sexualidad conyugal contribuye a la unión conyugal como ninguna otra cosa en esta tierra lo hace.


 
8. El perdón
Nuestra relación puede tener sus altibajos. Podremos, en un mal día, tratarnos mal, aun cuando nos amemos muchísimo. Como dije al principio, la convivencia puede hacernos perder el respeto. Entonces tendremos que perdonarnos. Y pedirnos perdón. En ese orden: estar siempre dispuestos a perdonar primero, y pedirnos perdón en cuanto podamos. Porque un buen matrimonio es la unión de dos buenos perdonadores. Y luego, cuando nos hayamos reconciliado, como hemos ofendido a la hija o el hijo favorito de Dios, ir a pedirle perdón a él de rodillas en el confesionario.

Nuestro matrimonio, ya sea actual o futuro, es lo mejor que vamos a hacer en nuestra vida si estamos llamados a la vocación conyugal. Es nuestro medio de santificación y nuestro camino al Cielo, por lo tanto, ¡merece ser cuidado siempre! Desde antes de comenzarlo hasta que «la muerte nos separe» podremos hacerlo siempre a prueba de infidelidades.

Para evaluar juntos nuestra relación:
¿Renovamos el propósito todos los días? ¿Rezamos por nuestro cónyuge, actual o futuro? ¿Cuidamos ambos la castidad conyugal y la pureza del lecho nupcial? ¿Recibimos la Eucaristía frecuentemente? ¿Pedimos perdón? ¿Nos perdonamos? ¿Rezamos en Familia? Todos estos ingredientes nos va a ayudar a tener siempre un matrimonio fuerte y a prueba de infidelidades.

in



El médico dio a este monseñor un día de vida pero rezó a una joven monja y se curó inexplicablemente

Peter Smith pidió la intercesión de Margaret Sinclair, en proceso de beatificación
Monseñor Peter Smith era devoto de la venerable Margaret Sinclair y ahora lo es mucho más
Javier Lozano / ReL  22 febrero 2017

Monseñor Peter Smith debería haber muerto hace tiempo según los criterios médicos. Sin embargo, este sacerdote escocés que ha sido canciller de la Archidiócesis de Glasgow y miembro de la delegación vaticana en la ONU sigue vivo desafiando las leyes de la medicina. Y él lo atribuye a un milagro por intercesión de la venerable Margaret Sinclair, una humilde religiosa escocesa en proceso de beatificación.

“Durante 32 años de sacerdocio, he estado predicando la resurrección de Cristo y esto es una señal para mí de que estoy haciendo algo que es verdadero”, afirma este sacerdote, que asegura que no quiere ser el centro de atención pero que “si se me ha concedido este favor tengo que dejar que sea conocido y permitir a la Iglesia que lo juzgue”.

Un cáncer agresivo e incurable
Todo comenzó en mayo del pasado año cuando el párroco de San Pablo en Whiteinch fue diagnosticado con cáncer. Como el mismo relata en Catholic Herald, “me senté en el Hospital Real de Glasgow y el médico me dijo que tenía cáncer: en fase 4, agresivo e incurable. Cuando las personas dijeron que iban a rezar por mí, les dije que lo hicieran a través de la intercesión de la Venerable Margaret Sinclair. Ella necesita un milagro, les dije. Yo sabía que la Congregación para las Causas de los Santos había visto el caso de Margaret, una pobre monja de Edimburgo, y la concesión de un milagro sigue siendo necesario para que sea declarada beata”.

En septiembre, monseñor Smith completó el ciclo de quimioterapia pero dos semanas más tarde apareció un gran bulto que era necesario extirpar quirúrgicamente. Un mes después era intervenido y todo había sido un éxito, por primera vez en meses no sentía dolor y le dijeron que podía ir preparándose para volver a casa en tres días.

Cuando todo parecía ir bien...
“Todo parecía de color de rosa hasta esa noche. Me desperté de madrugada con un dolor insoportable en el pecho y en el hombro. Me hicieron una exploración por la mañana y me dijeron que tenía un coágulo de sangre en el pulmón. Esas fueron las buenas noticias”, recuerda este sacerdote.

Monseñor Peter Smith tiene claro que se curó por intercesión de Margaret Sinclair
Sin embargo, “la mala noticia –prosigue- es que el escáner de mi pecho mostraba una infección extremadamente peligrosa y extensa en los tejidos del cuerpo que iban desde la cadera a mi pecho e incluso a mis omoplatos. Parecía que me había infectado de alguna manera con los que llaman ‘bicho come-carne’”.

Normalmente, la mortalidad asciende al 30% de los casos y para salvar la vida había que eliminar quirúrgicamente el tejido infectado antes de que fuera tarde. Pero “yo tenía tanto infectado que la operación era insostenible y por lo tanto no se podía intentar ninguna operación porque me mataría”.

Una esperanza de vida de no más de dos días
Los médicos le dieron una esperanza de vida de 24/48 horas. El domingo estaba a punto de volver a casa y un día más tarde estaba a punto de morir.

De esos días apenas recuerda nada porque estaba sedado. Sólo se despertó para recibir la comunión y recibir la extremaunción.

“En la tenue luz de una de las noches –recuerda este sacerdote- el padre Joe McAuley llegó a mi lado de la cama con una reliquia de la venerable Margaret. Rezaba las oraciones de los textos oficiales para su beatificación y me dio una bendición con la reliquia”.

La extraña mejoría
Y en ese momento, “me empecé a sentir mejor”. Monseñor Peter Smith comenzó a mejorar inexplicablemente y ya pasado el plazo no había muerto, tal y como le habían asegurado los doctores. Tanto ellos como las enfermeras no daban crédito a lo que veían.

Usted es un enigma”, le dijo el médico. Siete semanas después, el religioso escocés salía del hospital, al que había entrado, cabe recordar,  por un cáncer agresivo e incurable, pese a lo que casi le quita la vida fue una bacteria.

Sin explicación para los médicos
Al reunirse con el cirujano que le atendió y que estaba sorprendido por esta evaluación. “¿Sabe usted lo que pasó?, pregunté.  La respuesta fue simple: ‘No’”. Y le reiteró que alguien con el grado de contagio que tenía él tiene una esperanza de vida no superior a las 48 horas.

Margaret Sinclair falleció a los 25 años debido a una tuberculosis pero su santidad se extendió rápidamente
“Señalé que había gente rezando por mí, pidiendo que Margaret Sinclair intercediera en mi nombre. Mencioné la palabra ‘milagro’ y no lo rechazó. El cirujano me dijo que había escuchado un programa de radio sobre el Vaticano y los milagros. Dijo que estos exámenes le parecían muy completos y rigurosos. Pero a la luz de eso todavía diría que mi recuperación no tenía "explicación médica". Eso, por supuesto, es la esencia misma de un milagro”, relata en la publicación católica británica.

Aún así, Peter Smith asegura que “debe quedar claro aquí que mi cáncer todavía está conmigo. Todavía es incurable en términos médicos. Pero yo estaba enfermo con algo diferente del cáncer y era una fasciitis necrotizante. Sin embargo, la infección no se comió mi carne. Se fue y me recuperé. Para el médico, eso desafía cualquier explicación. Para mí, Margaret Sinclair por alguna razón que no puedo entender, ha tenido éxito en pedir a Dios que me cure”.

¿Quién es Margaret Sinclair?
Lo más extraordinario de esta venerable monja es precisamente su vida ordinaria, tan parecida a la de millones de personas y donde encontró a Dios. Ella disfrutaba de la vida y todo lo que ofrecía. Le gustaba la ropa, bailar, salir con los amigos e incluso llegó a estar comprometida. Pero también descubrió el lado más duro trabajando en una fábrica y siendo desempleada y pobre. Ella, sin embargo, aún sin tener recursos ayudó a los que no tenían nada siendo una monja que fue declarada venerable por el Papa Pablo VI en 1978.

Margaret nació en Edimburgo en 1900. Su madre enfermó cuando estaba en la escuela por lo que dejó de ir a clase para cuidar de ella mientras realizaba varios trabajos para ayudar a mantener a su familia. Cuando su padre y su hermano fueron llamados a filas para la I Guerra Mundial  comenzó a trabajar en una fábrica.

Una vida muy dura pero feliz
Un día en la basura encontró una imagen de la Virgen y la colgó en su lugar de trabajo. Cada día  su jefe tiraba la estampa pero ella la volvía a colocar en su sitio.

Tras la guerra, Margaret quedó en paro y acabó trabajando en una fábrica de galletas. Pese a las dificultades y la dureza de su vida, ella era feliz y le gustaba diseñar ropa. Además, acudía a misa cada vez que podía. Su hermana le preguntó un día si eran dignas para poder comulgar y ella le respondió: “no vamos porque seamos buenas sino porque queremos ser buenas”.


Poco después conoció a un soldado que volvió de la guerra y que había perdido la fe. Gracias a Margaret la recuperó e incluso se comprometieron pero se dio cuenta que Dios la llamaba a ser monja y finalmente ingresó en el convento de las clarisas en Notting Hill, en Londres. En su comunidad ella era la responsable de pedir donaciones y ayudar a los pobres de la ciudad hasta que a la edad de 25 años enfermó de tuberculosis y meses después murió.

Un ejemplo para la gente corriente
En 1982, San Juan Pablo II dijo que “Margaret bien podría ser descrita como uno de los más pequeños de Dios, que a través de su propia sencillez, fue tocada por Dios con la fuerza de la verdadera santidad de la vida, ya fuera como una niña, una joven, una aprendiz, una trabajadora de una fábrica, un miembro de un sindicato o una hermana profesa”.

El nombre de Margaret Sinclair se extendió rápidamente entre los católicos de Escocia pero también por el resto de Gran Bretaña, América del Norte y algunos países europeos. La gente pedía su intercesión porque se sentía muy identificada con ella. Era una persona que compartía sus luchas, sus problemas, sus sufrimientos. Y son muchas personas las que aseguran haber recibido gracias a través de su intercesión.



in


 

Beata Rafaela Ybarra de Villalonga – 23 de febrero

«Esta protectora de la infancia y de la juventud, fundadora del Instituto de las Hermanas de los Ángeles Custodios, siempre contó con el decisivo y generoso apoyo de su esposo que no puso impedimento a su profesión religiosa»


Beata Rafaela Ybarra de Villalonga
Beata Rafaela Ybarra de Villalonga
(ZENIT – Madrid).- No hay confín que se interponga en la vida de un apóstol, ni siquiera cuando el llamamiento de Cristo le sorprende en el estado civil de casado. Además de ejercer admirablemente su responsabilidad atendiendo a su familia, no se escuda en ella para minimizar la entrega debida a Dios le falte o no su respaldo. Si fuese éste el caso, entonces se dispone a vivir una ofrenda martirial, y con ella atrae bendiciones diversas a los más cercanos que son extensivas a todo el que se halla a su alrededor; con tanto sacrificio se labra esa selecta morada en el cielo de la que habla el evangelio.

A Rafaela su esposo nunca le puso impedimentos para ejercer un vibrante apostolado, que secundó generosamente, culminando con su aprobación para que profesase y fundase un Instituto religioso, máxima prueba de un amor humano que se inspira en el divino. Esta excelente esposa y madre de familia nació en Bilbao, España, el 16 de enero de 1843. También en ella se cumple, como en la mayoría de los casos, que su fe nació y quedó profundamente arraigada con el testimonio y aliento de su familia, que le inculcó la base virtuosa sobre la que estuvo erigida su existencia. Pertenecía a la alta sociedad bilbaína. Los signos del amor divino en ella fueron precoces. Vivió la experiencia de su primera comunión gozosamente: «Comulgué con gran fervor. Recuerdo muy bien haber experimentado grandes consuelos espirituales y haber llorado pensando en la Pasión de Jesús». No obstante, en medio de su piedad también hubo un hueco para ciertas vanidades que, por lo general, resultan particularmente atractivas en la juventud. Ella misma confesó sus buenos hábitos y debilidades: «Me gustaba ser vista y obsequiada. El lujo no era exagerado para mi posición. Sin embargo, gastaba bastante en todo. Me gustaban mucho las joyas. Pero conservaba un fondo de piedad natural. Rezaba el Rosario todos los días con los criados; leía mis libros de piedad y era compasiva con los necesitados». 

A los 18 años contrajo matrimonio con José de Villalonga, ingeniero industrial de procedencia catalana, hombre virtuoso, sin cuya generosidad y respeto no hubiera podido llevar a cabo la obra que emprendió. La súplica de Rafaela era esta: «Que sea cada día mejor esposa, mejor madre, mejor hija. Haz, Señor, que yo sea una mansión de paz dentro de la familia». Lo consiguió. Compaginó admirablemente la vida de oración y de caridad con el cuidado de su extensa familia, compuesta por los siete hijos que alumbró más cinco sobrinos que quedaron a su cargo cuando su hermana, y madre de los pequeños, falleció. Ella también tuvo que desprenderse tempranamente de dos de sus hijos, y el benjamín quedó apresado por una terrible y dolorosa parálisis infantil. Aunque san Juan Bosco se lo vaticinó al encontrarla en Barcelona: «Señora, este niño será su crucecita», la madre tuvo que afrontar ese dolor y gozarse de la grandeza del pequeño que un día le dijo: «Mamá, tú eres por lo menos ‘Sierva de Dios’».

Rafaela llevaba ya una vida de oración y tenía tal devoción al Santísimo Sacramento que cada vez se sentía más empujada a la unión con Él, y a realizar el mayor bien que le fuera posible. Ese momento llegó cuando a raíz de la profesión de su marido –promotor de la empresa Altos Hornos, que tenía un capital humano de tres mil personas–, tomó contacto con esa realidad del mundo obrero. Se sentía inclinada a cuidar de las niñas y de las jóvenes expuestas a los riesgos que van unidos a la pobreza y la ignorancia frecuentes en su época. Veía los males que acechaban a las jóvenes obreras y para acogerlas creó la casa Asilo de la Sagrada Familia. Las recogía por las calles y no dudaba en ponerse en aprietos con tal de rescatarlas del peligro. Quería proporcionarles todo lo que precisaban humana y espiritualmente, sembrando sus vidas de esperanza. Además, a los enfermos y pobres nunca les faltó su caridad. «Las personas pasan, pero las obras permanecen», solía decir. 

Creó en Bilbao numerosas instituciones de protección a la mujer. La ayudaron en este empeño voluntarias que trabajaban siguiendo la consigna que les dio: «dulzura en los medios y firmeza en los fines». Tenía claro, y así lo transmitió, que «lo que no alcance el amor, no lo conseguirá el temor». Lo decía por experiencia, puesto que un día que fue a buscar a una reclusa, ésta la abofeteó. Y ella, respondiendo con mansedumbre, le dijo: «No me has hecho daño, hija mía; desde hoy te quiero más», palabras tan sentidas y auténticas, que la joven se vino abajo y se arrepintió llorando amargamente. El propósito de toda la obra de Rafaela fue este: vivir «unidas a Dios por la oración y el apostolado» para llevar «el anuncio del amor de Dios, al mundo de la niñez y de la juventud». Así surgieron pisos y talleres con los que pudo dar sustento y formación a estos colectivos. Contó con el consentimiento de su esposo D. José Villalonga para hacer profesión religiosa y fundar el Instituto de las Hermanas de los Ángeles Custodios en 1894. Falleció el 23 de febrero de 1900. Había hecho vida el lema que inculcó a todos: «nunca os canséis de hacer el bien». Fue beatificada el 30 de septiembre de 1984 por Juan Pablo II.

in



“Los jóvenes tienen que ser escuchados”

Entrevista con el padre João Chagas, responsable de la oficina jóvenes del dicasterio Laicos, Familia y Vida


Jóvenes polacos en la JMJ
Jóvenes polacos en la JMJ
(ZENIT – Roma).- El próximo Sínodo, que se celebrará en Roma en octubre de 2018 abordará el amplio mundo de los jóvenes y el discernimiento vocacional. Y aunque preparar este encuentro es competencia de la Secretaría para el Sínodo, que ya ha comenzado a trabajar, también la oficina jóvenes del dicasterio Laicos, Familia y Vida tiene mucho trabajo por delante. Así lo explica el padre João Chagas, responsable de dicha oficina, que precisa además que la Secretaría del Sínodo les va a involucrar no solo a ellos, sino también a la Congregación para el Clero, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

“Nosotros estamos muy contentos por el tema elegido. Yo puedo decir que personalmente es algo que soñaba desde hace años: un Sínodo sobre los jóvenes. Y estoy muy feliz”. Además, asegura que por lo que han podido percibir a través de las diferentes Conferencias Episcopales y los responsables de la pastoral juvenil, hay un gran entusiasmo con esta elección del Santo Padre.

Del tema del Sínodo ya emergen tres dimensiones que sabemos que serán profundizadas. En primer lugar la juventud en general. Respecto a “los jóvenes” cree que durante el Sínodo surgirá “la mirada de amor con la que Cristo y la Iglesia miran a los jóvenes”. Asimismo se abordarán sus desafíos y sus potencialidades.

En segundo “la relación que hoy tienen los jóvenes con la fe”. Y desde la pastoral juvenil, precisa el padre Chagas, vemos un doble movimiento. Por un lado hay muchos jóvenes que ya no adhieren fácilmente a una fe transmitida por los padres, necesitan ellos hacer la propia experiencia. Y de estos, muchos se alejan. Por otro lado “vemos también que muchísimos jóvenes se acercan a la fe”.

En tercer lugar está la pregunta en los corazones de tantos jóvenes, una pregunta “de espiritualidad, de sentido”. Esta pregunta –asegura– es necesaria acogerla, percibirla y escucharla. “Los jóvenes tienen que ser escuchados”, recuerda el padre Joao.

Al respecto, advierte que muchas veces tenemos dificultad para escucharles y hablar su lenguaje. Por eso, indica que es importante “redescubrir” esta capacidad.

Respecto al discernimiento vocacional, recuerda la importancia de “acompañar a los jóvenes en su camino”, porque en este periodo es donde normalmente hacemos las elecciones más importantes de la vida”. Y este discernimiento vocacional es “acompañar a los jóvenes en la formulación de su proyecto de vida”. No se trata, tal y como dijo el cardenal Baldisseri, solamente de la vocacional al sacerdocio a la vida consagrada, sino también al matrimonio, de la profesión, es decir, el proyecto de vida.

En el Congreso europeo de pastoral juvenil de 2014, explica el padre Joao, una de las conferencias que fue muy apreciada hablaba de cómo los jóvenes hoy necesitan sentirse amados de forma incondicional. Por eso, recuerda, los jóvenes necesitan saber de esa mirada de especial de Cristo, de ese amor incondicional que no te pide cambiar como condición para amarte, sino que es la fuerza de ese amor la que da la capacidad de cambiar.

Los jóvenes –subraya– tienen hoy muchas voces alrededor que les reprochan. Muchos miran a la juventud con desilusión, lamenta el padre Joao.

Sin embargo, él asegura que “los jóvenes no son un problema, son un gran recurso”. Por eso, señala que si ellos sienten y perciben esta confianza y amor –que han demostrado Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco, tal y como hizo Jesús– en la mirada de los pastores y de todos aquellos que trabajan con ellos, darán mucho.

Porque, “si uno no se siente amado, aceptado, querido tal y como es, no encuentra la fuerza para convertirse en una persona mejor”, explica el padre.

Finalmente, el responsable de la oficina jóvenes del dicasterio vaticano, insiste en que los jóvenes tienen una contribución única para dar a la Iglesia y deben ser escuchados. El Sínodo –observa el padre Joao– ayudará también a descubrir nuevos modos a través de los cuales los jóvenes puedan dar su contribución.

“Que los jóvenes más alejados de la Iglesia sientan esta mirada de Cristo y el deseo concreto de que su voz sea escuchada”, “un nuevo carburante para la pastoral juvenil” y “nuevas vocaciones en todos los ámbitos”. Estos son los frutos que el padre Chagas espera que este Sínodo traiga a la Iglesia y al mundo.

in



quarta-feira, 22 de fevereiro de 2017

El Papa agradece a los familiares de las víctimas del atentado en Dacca su actitud de perdón

Les recibió en el Vaticano y ellos le presentaron diversos proyectos de solidaridad


Papa con parientes de las víctimas del atentado de Dacca (Fto Osservatore © Romano).
Papa con parientes de las víctimas del atentado de Dacca (Fto Osservatore © Romano).
(ZENIT – Roma).- El santo padre Francisco agradeció a los 33 familiares de las víctimas italianas del atentado en Dacca, en Bangladesh, porque “no se han quedado en la rabia, en la amargura y en las ganas de venganza, sino que con el dolor en el interior han tomado el camino del amor para construir y ayudar a la gente de Bangladesh, especialmente a los jóvenes para que puedan estudiar”. Esto, concluyó el Papa “es sembrar paz y les agradezco, para mi es un ejemplo”.

En la noche entre el 1° y el 2 de julio de 2016, Marco Tondat, Christian Rossi, Maria Riboli, Vincezo D’Allestro, Claudio Cappelli y Simona Monti fueron asesinados por extremistas musulmanes que entraron en un restaurante ubicado en la zona diplomática de la ciudad.

La noticia del encuentro del Papa con los familiares de las víctimas la dio hoy el diario L’Osservatore Romano, precisando que acompañaba al grupo monseñor Valentino Di Cerbo, obispo italiano de Alife-Caiazzo, quien le explicó al Papa el perfil de las víctimas: “Era buena gente, fueron a Bangladesh para trabajar y no para explotar a la gente: más aún ayudaban a los más pobres colaborando con la comunidad católica local”.

Para testimoniar el empeño de paz le entregaron a Francisco, nueve pequeñas plantas de olivo con los nombres de las personas asesinadas escritos en pequeñas palomas blancas y le presentaron algunos proyectos concretos de solidaridad.

Una de las víctimas de 33 años que estaba esperando a un niño era Simona. Su hermano, el sacerdote Luca Monti, le indicó al Santo Padre que hoy partía a Dhaka con la asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada. Allí la familia Monti hizo construir una iglesia en una pequeña ciudad en el sur del país y que será consagrada este viernes. Otra de las iniciativas contempla dar becas a jóvenes estudiantes. El Pontífice saludó uno a uno a los familiares diciéndoles una palabra de consuelo.

in



El Vaticano realiza un encuentro internacional sobre el derecho al agua

El jueves 23 y viernes 24 en el Vaticano, con la participación de 95 personalidades de los cinco continentes


Seminario sobre el derecho humano al agua, en la Casina Pio IV en el Vaticano
Seminario sobre el derecho humano al agua, en la Casina Pio IV en el Vaticano
(ZENIT – Roma).- Un encuentro internacional sobre el derecho al agua, se realizará este jueves 23 y viernes 24 en el Vaticano, en el cual participarán 95 personalidades de diversos países.

Organizado por la Pontificia Academia de Ciencias y por la Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro, se desarrollará en la Casina de Pío IV, será dirigido por el cardenal brasileño Claudio Hummes y llevará por título “El derecho humano al agua: aportes y perspectivas interdisciplinarias sobre la centralidad de las políticas públicas en la gestión del agua y el saneamiento”.
El director general de la Cátedra, Luis Liberman, destacó que se hablará de derecho humano al agua, que es esencialmente el derecho a la vida. Mientas que la directora ejecutiva de la Cátedra, la ingeniera Gabriela Sacco, sostuvo que el objetivo del seminario “es abrir un espacio de alta reflexión y, sobre todo, de propuesta con alcance internacional”.

Entre los participantes estarán el el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni; y el director ejecutivo del Grupo Hidrológico Palestino, Ayman Rabi, dando una dimensión de diálogo al encuentro.

Entre otros, concurrirán el científico estadounidense especializado en medio ambiente Peter Gleick, el conservacionista del agua indio Rajendra Singh y su compatriota Asit Biswas, cofundador del Centro del Tercer Mundo para la Gestión del Agua, con sede en México, y ganador del Stockholm Water Prize 2006.

Asistirán también Aaron T. Wolf, profesor en la Universidad estadounidense de Oregon; el director del Comité Técnico de la Asociación Mundial para el Agua, Jerome Delli Priscoli, del mismo país; el filósofo italiano Gianni Vattimo y su coterráneo Ugo Mattei, catedrático de Derecho Internacional y Comparado.

Acudirán además el experto español en hidrología Emilio Custodio, el profesor universitario australiano en Economía del Agua Quentin Grafton, la socióloga holandesa Saskia Sassen, Shaofeng Jia, de la Academia China de Ciencias; y el presidente del Consejo Mundial del Agua, el brasileño Benedito Braga.

El seminario será transmitido en vivo y en directo por internet, y en http://hrw.encuentromundi.org

in



El Vaticano intervendrá legalmente para evitar que sus símbolos y la figura del Papa sean usados o instrumentalizados

Lo indicó la Secretaría de Estado de la Santa Sede


Sala de prensa de la Santa Sede
Sala de prensa de la Santa Sede
(ZENIT- Ciudad del Vaticano).- La Santa Sede intervendrá para tutelar la imagen del papa Francisco y para que su mensaje y persona no sean instrumentalizadas.

Lo indicó este miércoles 22 de febrero de 2017, la Secretaría de Estado de la Santa Sede, señalando que entre sus tareas figura “tutelar la imagen del Santo Padre para que su mensaje pueda llegar íntegro a los fieles y su persona no sea instrumentalizada”.

Entre las cosas que defenderá figuran “los símbolos y los escudos oficiales de la Santa Sede a través de los debidos instrumentos normativos previstos a nivel internacional”.

El comunicado señala también “para volver la propia acción de tutela más eficaz” respecto a las finalidades indicadas e interrumpir las situaciones de ilegalidad eventualmente encontradas, la Secretaría de Estado realizará sistemáticas actividades de vigilancia para controlar las modalidades con las cuales las imágenes del Santo Padre y los escudos de la Santa Sede son utilizados, interviniendo se necesario con oportunas acciones”.

Como es sabido en la red es posible encontrar diversos sitios web, Twitter o Facebook, que se auto-atribuyen pertenecer a la Santa Sede, con informaciones y noticias incluso no verídicas.

Entretanto en la Sala de prensa de la Santa Sede, la dirección precisó que se refiere más a todos los objetos que se venden o a la gente que hace negocios para ganar dinero usando la imagen del Papa o los símbolos de la Santa Sede.

in



Fuego en la audiencia general: El Rony Rollers Circus se exhibe

El Papa les agradece por creer que ‘la belleza’ conduce a Dios


Circenses en la audiencia general
Circenses en la audiencia general
(ZENIT- Ciudad del Vaticano).- Gimnastas y tragafuegos se exhibieron brevemente ante el papa Francisco durante la audiencia general de hoy, 22 de febrero de 2017. Francisco les agradeció por difundir la “bondad” que “conduce a Dios”.

Ellos, unos diez artistas del «Rony Roller Circus», un circo italiano fundado en los años 30 del siglo pasado con el nombre de «Circo Fratelli Vassallo» realizaron algunos números siguiendo una música rítmica, al concluir la audiencia general que se realizó en la Plaza de San Pedro.

Después de las notas finales amenizadas con una larga llamarada del tragafuego, una niña gimnasta se acercó al Papa para abrazarlo. Este último hecho animó al resto de la troupe dudosa, a subir al palco donde estaba Francisco. Sonriendo, el Santo Padre saludó uno a uno a estos artistas que vestían sus trajes típicos e intercambió algunas palabras con ellos.

Concluidos los saludos en italiano, el Papa agradeció la actuación: “Ellos hacen cosas bellas y la belleza nos conduce a Dios”. Y añadió otras palabras improvisadas: la belleza “es un camino que conduce a Dios”. E invitó a los representantes del mundo del circo: “Sigan haciendo belleza… Ustedes nos hacen mucho bien”.

in



El Papa en la audiencia: ‘La creación es un don maravilloso para entrar en relación con Dios’

No dejarse desanimar porque ‘todo lo que el hombre ha desfigurado en su impiedad, Dios lo recrea y reconcilia en su amor’


Audiencia del 22 de febrero de 2017
Audiencia del 22 de febrero de 2017
(ZENIT – Ciudad del Vaticano. 22 Feb. 2017).- En ese miércoles frío y nublado en Italia, miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro recibieron a santo padre Francisco con calor y entusiasmo. El Papa ingresó en el jeep abierto, saludando a todos y bendiciendo a algunos niños y ancianos. En la catequesis Francisco prosiguió con el ciclo sobre el tema de la esperanza cristiana, porque “en la esperanza nos reconocemos todos salvados”.

En el resumen de la catequesis que el Pontífice hizo en español, recordó a los presentes que “la creación es un don maravilloso que Dios ha puesto en nuestras manos para que entremos en relación con él y colaboremos en su designio de amor”.

“Sin embargo –prosiguió Francisco– experimentamos constantemente el pecado que daña nuestra comunión con Dios y con todo lo que nos rodea. Ante este drama, el Señor no nos deja solos, nos ofrece una prospectiva nueva de salvación universal”, dijo.

El Papa recuerda que “el apóstol Pablo nos invita a que escuchemos los gemidos de toda la creación, que sufre las consecuencias del pecado; y así mismo, nos anima a mantener firme la esperanza porque hemos sido salvados por el Señor”.

“A través de su Resurrección, contemplamos los signos de la nueva creación. El cristiano vive en el mundo y sufre los signos del mal y del egoísmo pero, al mismo tiempo, ve todo con los ojos de la Pascua; sabe que ahora vive un momento de espera, que va más allá del momento presente” dijo.

“No nos dejemos llevar –exhortó el Papa– por la desilusión o el pesimismo. El Señor quiere sanar con su misericordia los corazones heridos y humillados. Todo lo que el hombre ha desfigurado en su impiedad, él lo recrea y reconcilia en su amor”.

Francisco concluyó esta parte de la catequesis saludando a los peregrinos de lengua española, en particular a los venidos de España y Latinoamérica.

“Los invito –dijo– a pedir con insistencia la presencia del Espíritu Santo en sus vidas. Él nos asiste para que vayamos más allá de las apariencias negativas del presente y aguardemos con esperanza los cielos nuevos y la tierra nueva, que el Señor prepara para toda la humanidad”.

Después del resumen de la catequesis en los diversos idiomas, el Santo Padre saludó a diversos grupos de peregrinos allí presentes y dirigió un llamado ante la grave situación que atraviesa el Sud Sudán.

L’Udienza Generale si conclude con il canto del Pater Noster y la bendición apostólica.

in



Catequesis en la audiencia del papa Francisco del 22 de febrero de 2017

Tener la esperanza de que el Señor quiere sanar definitivamente con su misericordia los corazones heridos y humillados


El Papa en la audiencia general - © Osservatore Romano Foto archivo
El Papa en la audiencia general - © Osservatore Romano - Foto archivo
(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco siguió con las catequesis sobre el tema de la esperanza, este miércoles en la plaza de San Pedro. A continuación el texto completo.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Muchas veces tenemos la tentación de pensar que la creación sea nuestra propiedad, una posesión que podemos explotar a nuestro agrado y de la cual no debemos dar cuenta a nadie. En el pasaje de la Carta a los Romanos (8,19-27) del cual hemos apenas escuchado una parte, el Apóstol Pablo nos recuerda en cambio que la creación es un don maravilloso que Dios ha puesto en nuestras manos, para que podamos entrar en relación con Él y podamos reconocer la huella de su designio de amor, a cuya realización estamos llamados todos a colaborar, día a día.

Pero cuando se deja llevar por el egoísmo, el ser humano termina por destruir incluso las cosas más bellas que le han sido confiadas. Sucedió también así con la creación.

Pensemos en el agua. El agua es una cosa bellísima y muy importante; el agua nos da la vida, nos ayuda en todo. Pero al explotar los minerales se contamina el agua, se ensucia la creación y se destruye la creación. Este es sólo un ejemplo. Existen otros.

Con la experiencia trágica del pecado, rota la comunión con Dios, hemos infringido la originaria comunión con todo aquello que nos rodea y hemos terminado por corromper la creación, haciéndola así esclava, sometida a nuestra caducidad. Y lamentablemente la consecuencia de todo esto está dramáticamente ante nuestros ojos, cada día.

Cuando rompe la comunión con Dios, el hombre pierde su propia belleza originaria y termina por desfigurar alrededor de sí cada cosa; y donde todo antes hablaba del Padre Creador y de su amor infinito, ahora lleva el signo triste y desolado del orgullo y de la voracidad humana. El orgullo humano explotando la creación, destruye. El Señor entretanto no nos deja solos y también ante este escenario desolador nos ofrece una perspectiva nueva de liberación, de salvación universal.

Es aquello lo que Pablo pone en evidencia con alegría, invitándonos a poner atención a los gemidos de la entera creación. Los gemidos de la entera creación. Expresión fuerte.

Si ponemos atención, de hecho, alrededor nuestro todo clama: clama la misma creación, clamamos nosotros los seres humanos y clama el Espíritu dentro de nosotros, en nuestro corazón. Ahora, estos clamores no son un lamento estéril, desconsolado, sino –como precisa el Apóstol– son los gemidos de una parturienta; son los gemidos de quien sufre, pero sabe que está por venir a la luz una nueva vida. Y en nuestro caso es de verdad así.

Nosotros estamos todavía luchando con las consecuencias de nuestro pecado y todo, alrededor nuestro, lleva todavía el signo de nuestras debilidades, de nuestras faltas, de nuestras cerrazones. Pero, al mismo tiempo, sabemos de haber sido salvados por el Señor y ya se nos es dado contemplar y pregustar en nosotros y en lo que nos rodea los signos de la Resurrección, de la Pascua, que opera una nueva creación.

Este es el contenido de nuestra esperanza. El cristiano no vive fuera del mundo, sabe reconocer en la propia vida y en lo que lo circunda los signos del mal, del egoísmo y del pecado.

Es solidario con quien sufre, con quien llora, con quien es marginado, con quien se siente desesperado. Pero, al mismo tiempo, el cristiano ha aprendido a leer todo esto con los ojos de la Pascua, con los ojos del Cristo Resucitado. Y entonces sabe que estamos viviendo el tiempo de la espera, el tiempo de un deseo que va más allá del presente, el tiempo del cumplimiento.

En la esperanza sabemos que el Señor quiere sanar definitivamente con su misericordia los corazones heridos y humillados y todo los que el hombre ha deformado en su impiedad, y que de este modo Él regenerará un mundo nuevo y una humanidad nueva, finalmente reconciliada en su amor.

Cuantas veces nosotros cristianos estamos tentados por la desilusión, por el pesimismo… A veces nos dejamos llevar por el lamento inútil, o quizás nos quedamos sin palabras y no sabemos ni siquiera que cosa pedir, que cosa esperar… Pero una vez más viene en nuestra ayuda el Espíritu Santo, respiro de nuestra esperanza, el cual mantiene vivo el clamor y la espera de nuestro corazón.

El Espíritu ve por nosotros más allá de las apariencias negativas del presente y nos revela ya ahora los cielos nuevos y la tierra nueva que el Señor está preparando para la humanidad. Gracias.

in



“Confio nas vossas orações”, mensagem aos peregrinos de língua portuguesa

A festa de Cátedra de Pedro


Audiência 22.02.2017, Captura de tela CTV
Audiência 22.02.2017, Captura de tela CTV
“Confio nas vossas orações”, disse o Papa Francisco, esta quarta-feira, fevereiro 22, 2017, na Praça São Pedro, porque é de facto a festa de Cátedra de Pedro.

“Amados peregrinos de língua portuguesa, uma saudação fraterna para todos vós, com votos de que a visita de hoje à Cátedra de Pedro infunda nos vossos corações uma grande coragem para abraçardes diariamente a vossa cruz, e um vivo anseio de santidade para poderdes encher de esperança a cruz dos outros. Confio nas vossas orações. Obrigado pela visita!”, disse o Papa.

“Jesus confiou a Pedro as chaves para abrir a porta do Reino dos Céus, não para fechá-la”,  disse o Papa em Twitter (@Pontifex_pt).

in



“O Senhor quer curar os corações feridos e humilhados”: Audiência Geral

Catequese em Português sobre a esperança cristã


Audiência 22.02.2017, Captura de tela CTV
Audiência 22.02.2017, Captura de tela CTV
“Na esperança, sabemos que o Senhor quer curar definitivamente, com a sua misericórdia, os corações feridos e humilhados e aquilo que o homem deturpou com a sua impiedade, tudo regenerando num mundo novo e numa humanidade nova reconciliados finalmente no seu amor”, observou o Papa Francisco em sua catequese em Português sobre a esperança cristã, esta quarta-feira, fevereiro 22, 2017, na Praça São Pedro. O papa continuou a sua catequese sobre a esperança cristã em Paulo.

“Quando o ser humano quebra a comunhão com Deus, perde a sua beleza originária e acaba por desfigurar tudo ao seu redor. Resultado: um pranto geral! Tudo geme: geme a criação, gememos nós, seres humanos, e geme até o Espírito Santo dentro de nós. São Paulo convida-nos a ouvir com atenção estes gemidos, porque não se trata de lamentações estéreis ou desesperadas; lembram mais os gemidos duma mulher com as ores do parto: são gemidos de quem sofre, mas sabe que está para vir à luz uma nova vida”, explicou o Papa.

Papa Francisco também convidou os fiéis a solidariedade: “Na verdade, sofremos ainda as consequências do nosso pecado e, ao nosso redor, são palpáveis os efeitos dos abusos contra a criação. O cristão não vive fora do mundo, sabe reconhecer na própria vida e naquilo que o rodeia os sinais do mal, do egoísmo e do pecado. É solidário com quem sofre, com quem chora, com quem está marginalizado, com quem se sente desesperado. Ao mesmo tempo, porém, o cristão aprendeu a ler tudo isso à luz da Páscoa, com os olhos de Cristo Ressuscitado, e sabe que o presente é tempo de expetativa, tempo animado por um anseio que vai para além do presente.”

Ele chamou a viver na esperança, não na pessimismo: ““Na esperança, sabemos que o Senhor quer curar definitivamente, com a sua misericórdia, os corações feridos e humilhados e aquilo que o homem deturpou com a sua impiedade, tudo regenerando num mundo novo e numa humanidade nova reconciliados finalmente no seu amor. E, contudo, muitas vezes também nós, cristãos, somos tentados pelo desânimo, pelo pessimismo, caindo em inúteis lamentações ou ficando sem saber que pedir ou esperar.”

É o Espírito Santo que pode ajudar o cristão nesta luta contra o pessimismo: “Então vem em nosso auxílio o Espírito Santo, respiração da nossa esperança, que mantém vivos os gemidos e anseios do nosso coração. O Espírito vê, por nós, para além das aparências negativas do presente e revela-nos já agora os novos céus e a nova terra que o Senhor está a preparar para a humanidade.”

“Se prestarmos atenção, tudo a nosso redor geme: geme a própria criação, gememos nós seres humanos e geme o Espírito dentro de nós, no nosso coração”, explicou o Papa em Italiano: romper a comunhão com a natureza é romper com Deus.


in