terça-feira, 31 de outubro de 2017

San Nuño de Santa Maria Alvares Pereira, 1 de noviembre

Carmelita portugués, primeramente esposo y padre

San Nuño De Santa María Alvares Pereira - © Wikimedia Commons
«Carmelita portugués, primeramente esposo y padre. Con un remedo de la prodigiosa Excalibur, y amparado por la Virgen, obtuvo grandes victorias. Fue bienhechor de los pobres, artífice de conventos y monasterios»  
En esta festividad de Todos los Santos, la Iglesia celebra también la vida de este portugués, aclamado fervorosamente en su país que lo festeja el 6 de noviembre.
Nació el 24 de junio de 1360, se cree que en Cernache de Bonjardím, Portugal. Pertenecía a la nobleza, ya que era hijo del caballero Álvaro Gonçalves Pereira, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, gran prior del hospital que esta obra había establecido en el convento de Flor da Rosa. Álvaro tuvo diez hijos. Nuño fue fruto de una unión ilícita, pero al año de nacer lo reconoció legalmente. Ello permitió al muchacho disfrutar de los beneficios que le proporcionaba su ilustre ascendencia. Su infancia transcurrió entre las tropas que estaban al mando de su padre y los libros de caballerías, que hacían furor en la época, sin perder la inocencia de la que estaba adornado. La historia de su vida tiene poco que envidiar a las literarias. Porque el pequeño Nuño, imbuido por las gestas de los caballeros de la Tabla Redonda que las obras ponían a su alcance, se enamoró de los altos ideales impregnados de pureza que atisbaba en los personajes. Soñaba con emularlos, proteger el santo Grial empuñando en sus manos un remedo de la prodigiosa «Excalibur», y convertirse en otro héroe defensor de su país. De hecho, su madre cariñosamente le llamaba «mi Galaaz», nombre de uno de los adalides del rey Arturo.
Realmente, Nuño era valeroso y, como tal, a los 13 años fue armado caballero y designado paje de la reina Leonor Teles. En su corazón ansiaba la vida celibial, pero cuando tenía 16 años, su padre, con la venia del rey, determinó que contrajese matrimonio con Leonor de Alvim, una joven y acaudalada viuda sin descendencia. Tuvieron tres hijos; los dos varones fallecieron en el parto, sobreviviendo la niña, Beatriz, que sería la esposa del primer duque de Bragança, Alfonso, hijo del rey Juan I. Leonor murió en 1388 al poco tiempo de dar a luz a esta única hija, cuya educación fue confiada por su progenitor a la abuela de la niña.
Históricamente, la muerte del rey Fernando I de Portugal vino acompañada de graves conflictos. Partió de este mundo sin dejar herederos varones y Juan, maestro de Avis –hijo, aunque fuera natural, de Pedro I de Portugal, como lo era el legítimo Fernando–, se vio obligado a luchar por la corona de su país contra el rey Juan I de Castilla que pretendía el gobierno luso. La armadura con la que había sido investido caballero Nuño era del maestro de Avis; mantenían una estrecha cercanía. Así que éste lo designó condestable, otorgándole el título nobiliario de conde de Ourém. Al frente de las tropas, Nuño le apoyó en sus aspiraciones monárquicas, y obtuvo varias victorias, algunas de las cuales por ser tan memorables han pasado a los anales de la historia portuguesa como la batalla de los Atoleiros, y especialmente las de Aljubarrota y Valverde. Nuño ya era un gran militar y luchaba con una potente espada, que se conserva, en la que mandó grabar: «Excelsus super omnes gentes Dominus» (El Señor se eleva sobre todos los pueblos), y en la que inscribió, junto a la cruz y una flor de lis, el nombre de María.
El convento del Carmen fue mandado construir por él en terrenos de su propiedad en cumplimiento de la promesa efectuada tras ganar la batalla de Aljubarrota. Porque en medio de los conflictos bélicos, este héroe no abandonaba las prácticas de piedad. Vivía de manera tan ejemplar que invitaba a proceder honestamente a quien se hallaba a su lado. Adoraba al Santísimo Sacramento, sentía una profunda devoción por la Eucaristía, y por la Virgen María, a la que consideraba indudable protectora en el combate y artífice de sus victorias, oraba fervientemente, socorría caritativamente a los pobres, y no consentía gestos licenciosos a su alrededor. Jamás tuvo reparos en mostrar a todos el signo externo de su fe plasmando impresos los rostros de Cristo crucificado, de la Virgen María, del apóstol Santiago y de san Jorge en el estandarte que llevaba. Muchas iglesias y monasterios se deben a su generosidad.
Beatriz falleció en 1414. En agosto de 1422 el santo ingresó en la Orden carmelita, justamente en el convento que él había mandado erigir en Lisboa, aunque su deseo hubiera sido recluirse en una comunidad alejada de Portugal. No pudo hacerlo porque don Duarte, hijo del rey, no lo consintió. Era un hombre eminentemente mariano, y en el hecho de elegir el Carmelo para pasar allí el resto de sus días, pesó su devoción por la Santísima Virgen. Al dar este paso, se desprendió de todos sus bienes y tomó el nombre de fray Nuño de Santa María. No quiso para sí ninguna prebenda; eligió ser un simple «donado» escogiendo una apartada y humilde celda para llevar a cabo su intensa ofrenda de amor. No solo mantuvo intactos los pilares que hasta entonces habían jalonado su vida espiritual, sino que acentuó su oración, ayuno y penitencias, siendo ejemplar en la vivencia de la observancia. Los religiosos vieron en sus virtudes un modelo a seguir. Murió con fama de santidad el 1 de abril de 1431 acompañado de su entrañable amigo, el monarca Juan I, y de grandes personalidades del reino. Fue beatificado por Benedicto XV el 23 de enero de 1918 y canonizado por Benedicto XVI el 26 de abril de 2009.
in



Reforma: Vista “por primera vez desde una perspectiva ecuménica”

Declaración conjunta de luteranos y católicos

Oración ecuménica con los luteranos en la catedral de Lund (Osservatore © Romano)
Oración Ecuménica Con Los Luteranos En La Catedral De Lund (Osservatore © Romano)
(ZENIT – 31 Oct. 2017).- Luteranos y católicos agradecen “las bendiciones de este año de conmemoración” que incluyen el hecho de que por primera vez, “luteranos y católicos hayan considerado la Reforma desde una perspectiva ecuménica”, lo que dio lugar a un nuevo enfoque de los acontecimientos del siglo XVI que llevaron a nuestra separación, han explicado.
Esta mañana, la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado una declaración conjunta de la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, con motivo del término del año de la conmemoración común de la Reforma, hoy 31 de octubre de 2017.
Asimismo, los fieles de ambas iglesias cristianas describen que la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, firmada por la Federación Luterana Mundial y la Iglesia Católica Romana en 1999, en 2006 por el Consejo Metodista Mundial, y por la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas en este año de conmemoración, “será acogida hoy mismo y recibida por la Comunión Anglicana en una ceremonia solemne en la abadía de Westminster”.
En la declaración explican que “sobre esta base, nuestras comuniones cristianas pueden construir un vínculo más estrecho de consenso espiritual y testimonio común en el servicio del evangelio”.
A continuación, sigue el texto:
Declaración conjunta de la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos
El 31 de octubre de 2017, último día del año de conmemoración ecuménica común de la Reforma, estamos muy agradecidos por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, conmemoración que compartimos juntos y con nuestros asociados ecuménicos del mundo entero. Asimismo, pedimos perdón por nuestros fracasos, las formas en que los cristianos han herido el Cuerpo del Señor y se han ofendido unos a otros durante los 500 años transcurridos desde el inicio de la Reforma hasta hoy.
Nosotros, luteranos y católicos, estamos profundamente agradecidos por el camino ecuménico que hemos recorrido juntos en los últimos 50 años. Esa peregrinación, sostenida por nuestra oración común, el culto y el diálogo ecuménico, redundó en la eliminación de prejuicios, una mayor comprensión mutua y la identificación de decisivos acuerdos teológicos. Frente a tantas bendiciones a lo largo del camino, elevamos nuestros corazones en alabanza al Dios Trino por la misericordia recibida.
En este día damos una mirada retrospectiva a un año de notables eventos ecuménicos que comenzó el 31 de octubre de 2016 con la oración común luterano-católico romana en Lund, Suecia, en presencia de nuestros asociados ecuménicos. Durante la presidencia de ese servicio, el papa Francisco y el obispo Munib A. Younan, entonces presidente de la Federación Luterana Mundial, firmaron una declaración conjunta que recoge el compromiso de seguir recorriendo juntos el camino ecuménico hacia la unidad por la que oraba Cristo (cf. Juan 17.21). Ese mismo día, nuestro servicio conjunto a quienes necesitan nuestra ayuda y solidaridad también se vio fortalecido por una declaración de intención entre Caritas Internationalis y la Federación Luterana Mundial – Servicio Mundial.
El papa Francisco y el presidente Younan declararon juntos: “Muchos miembros de nuestras comunidades anhelan recibir la Eucaristía en una mesa como expresión concreta de la unidad plena. Sentimos el dolor de quienes comparten su vida entera, pero no pueden compartir la presencia redentora de Dios en la mesa de la Eucaristía. Reconocemos nuestra conjunta responsabilidad pastoral para responder al hambre y la sed espirituales de nuestro pueblo de de ser uno en Cristo. Anhelamos que sea sanada esta herida en el Cuerpo de Cristo. Este es el propósito de nuestros esfuerzos ecuménicos, que deseamos que también progresen mediante la renovación de nuestro compromiso con el diálogo teológico.”
Las bendiciones de este año de conmemoración incluyen el hecho de que por primera vez, luteranos y católicos hayan considerado la Reforma desde una perspectiva ecuménica, lo que dio lugar a un nuevo enfoque de los acontecimientos del siglo XVI que llevaron a nuestra separación. Reconocemos que si bien el pasado no se puede cambiar, su influencia sobre nosotros hoy en día se puede transformar para que sea un estímulo al crecimiento de la comunión y un signo de esperanza a fin de que el mundo supere la división y la fragmentación. Una vez más, resultó claro que lo que tenemos en común es mucho más que aquello que nos divide.
Nos alegra que la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, firmada en un acto solemne por la Federación Luterana Mundial y la Iglesia Católica Romana en 1999, también fuera firmada en 2006 por el Consejo Metodista Mundial y por la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas en este año de conmemoración. Además, hoy mismo será acogida y recibida por la Comunión Anglicana en una ceremonia solemne en la abadía de Westminster. Sobre esta base nuestras comuniones cristianas pueden construir un vínculo más estrecho de consenso espiritual y testimonio común en el servicio del evangelio.
Reconocemos con gratitud, los numerosos eventos de oración y culto comunes que luteranos y católicos celebraron junto con sus asociados ecuménicos en distintas partes del mundo, los encuentros teológicos y las publicaciones significativas que dieron sustancia a este año de conmemoración.
De cara al futuro, nos comprometemos a seguir nuestro camino común, guiados por el Espíritu de Dios, hacia la mayor unidad de acuerdo a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Con ayuda de Dios, pretendemos discernir a través de la oración nuestra comprensión de la Iglesia, la Eucaristía y el Ministerio, buscando un consenso sustancial que permita superar las restantes diferencias que existen entre nosotros. Con profunda alegría y gratitud, confiamos en “que el que comenzó en [nosotros] la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1.6).
© Librería Editorial Vaticano
in



Santa Marta: “Ensuciarse las manos” para anunciar el Reino de Dios

El Papa ha reflexionado sobre el pasaje evangélico de San Lucas

Misa en la capilla de Santa Marta © L´Osservatore Romano
Misa En La Capilla De Santa Marta © L´Osservatore Romano
(ZENIT – 31 Oct. 2017).- “Ay de aquellos que predican el Reino de Dios con la ilusión de no ensuciarse las manos”, ha observado el Papa Francisco esta mañana en Santa Marta.
Homilía del Papa Francisco en la Misa celebrada esta mañana, 31 de octubre de 2017,en la capilla de la Casa de Santa Marta, inspirándose en el episodio evangélico de San Lucas en el que Jesús compara el Reino de Dios con el granito de mostaza y la levadura.
Francisco ha exhortado a “ensuciarse las manos”: Es verdad que si se echa la semilla, se la pierde, y que si se mezcla la levadura, “me ensucio las manos”, porque “siempre hay alguna pérdida al sembrar el Reino de Dios”.
El Santo Padre afirmó que el granito de mostaza y la levadura son elementos pequeños, y sin embargo, “tienen dentro un poder” que los hace crecer. Así sucede con el Reino de Dios: su poder viene desde dentro.
Asimismo, el Papa reflexionó a partir de la Carta de San Pablo a los Romanos, propuesta en la Primera Lectura, que pone de manifiesto las tensiones existentes en la vida: sufrimiento que –como dijo el Papa– “no son comparables a la gloria que nos espera”.
De manera –continuó Francisco– que se trata “de una tensión entre sufrimiento y gloria”. Y en estas tensiones hay “una expectativa ardiente” hacia una “revelación grandiosa del Reino de Dios”. Una expectativa que no es sólo nuestra, sino también de la creación, sometida a la caducidad “como nosotros” y “tendente hacia la revelación de los hijos de Dios”. A la vez que la fuerza interna que “nos conduce con esperanza hacia la plenitud del Reino de Dios”, es la del Espíritu Santo.
“Es precisamente la esperanza la que nos lleva a la plenitud. La esperanza de salir de esta cárcel, de esta limitación, de esta esclavitud, de esta corrupción, y llegar a la gloria: un camino de esperanza. Y la esperanza es un don del Espíritu. Es precisamente el Espíritu Santo que está dentro de nosotros y conduce a esto: a una cosa grandiosa, a una liberación, a una gran gloria. Por esta razón Jesús dice: ‘Dentro de la semilla de mostaza, de aquel grano pequeñísimo, hay una fuerza que desencadena un crecimiento inimaginable’”.
El Papa, como de costumbre hace, ha invitado a hacerse algunas preguntas, en este caso, ha animado a los presentes a “interrogarnos, hoy, si creemos que allí, en la esperanza, está el Espíritu Santo con quien hablar”.
in



Premian en el Capitolio a un sacerdote que ha logrado encontrar cientos de puntos de exterminio nazi

30 octubre 2017


Este sacerdote francés lleva dos
décadas mostrando las horribles
pruebas del Holocausto del pasado
y del presente
Un sacerdote católico ha sido galardonado este con el prestigioso Premio Lantos de Derechos Humanos 2017. Se trata del padre Patrick Desbois y en un acto celebrado en el Capitolio, en Washington, se reconoció su encomiable labor durante dos décadas investigando y contando al mundo la historia de los genocidios pasados y también presentes.


Gracias a su labor se han encontrado fosas comunes y numerosos cuerpos que han podido tener un enterramiento digno. Pero además, se ha reconocido en esta ocasión el trabajo que durante los últimos dos años Desbois ha realizado en Irak para encontrar las fosas y las pruebas del genocidio de los yazidíes a manos de los terroristas de Estado Islámico.

En estos momentos Desbois es profesor de estudios forenses del Holocausto en el Centro de Civilización Judía de la Universidad de Georgetown. Sin embargo, es conocido por ser el fundador de Yahad-In Unum, (juntos en uno) una organización con sede en París que nació originariamente con la misión de localizar emplazamientos de fosas comunes de víctimas judías provocadas por escuadrones móviles nazis en la antigua Unión Soviética. Ahora su labor, está siendo ampliada a otros ámbitos debido a los genocidios actuales.

La historia que le contó su abuelo
La dedicación de este sacerdote por hallar estas fosas se remonta desde niño. Su abuelo fue un soldado francés que estuvo preso en el campo de prisioneros nazi en Rava-Ruska y le contó historias de su tiempo como preso.

Con la ayuda de testigos, el padre Desbois ha logrado encontrar numerosas fosas
Desbois, todavía niño, preguntaba una y otra vez a su abuelo para que le contara más historias de ese momento y éste le dijo algo que le dejó marcado: el encarcelamiento era malo para los soldados como él pero era mucho peor “para los demás en el exterior”. Aquellos “demás” le interrogaron durante años pues necesitaba saber quiénes eran esos “otros”.

La necesidad de que el mundo supiera qué pasó
Años más tarde, ya como un joven sacerdote, dirigió una peregrinación de jóvenes a Polonia en 1990 y se percató de que los jóvenes sabían muy poco sobre el Holocausto.Así fue como empezó a estudiar el judaísmo, aprender hebreo en Israel…

Este sacerdote francés consideró que este era un trabajo importante, precisamente como sacerdote católico, porque el Papa Juan Pablo II consideraba al pueblo judío como “nuestros hermanos”.

Es una lucha que "lamentablemente sigue"
Veinte años después, gracias al padre Desbois se ha descubierto la verdad que había detrás del asesinato de 1,5 millones de judíos después de que el organismo que fundada haya identificado 600 puntos de exterminio en masa y haya entrevistado a más de 1.700 testigos. 

“Es una lucha que lamentablemente sigue, mientras las lecciones de la Segunda Guerra Mundial han llegado a oídos sordos en Europa, Estados Unidos y alrededor del Mundo. Sin embargo, yo acepto este premio con la esperanza de que la decencia acompañada de la historia eventualmente nos cure de esta enfermedad llamada genocidio”, afirmó este sacerdote al recoger el galardón en Capitolio.



in



Fue masón más de 25 años y llegó a grado 14: contará su conversión al catolicismo en Asalto al Cielo

31 octubre 2017


Serge Abad-Gallardo fue masón durante 25 años,
pero sólo en encuentro con Cristo le dio plenitud
Buscando el sentido de su vida ingresó en la masonería con 33 años. Fue miembro de ella durante más de 25 años. Llegó a ser maestro de grado 14. Su incompatibilidad con la búsqueda de Dios y con Jesucristo le llevó a abandonarla. Tras una peregrinación a Lourdes recuperó la fe e inició su proceso de conversión. Ha escrito su testimonio en el libro Por qué dejé de ser masón.


Contará su revelador testimonio en la Vigilia Asalto al Cielo el próximo sábado 11 de noviembre en la parroquia Asunción de Nuestra Señora de Colmenar del Arroyo.

Antes de ingresar en la masonería Serge Abad-Gallardo es una persona como cualquier otra. La vida le lleva de aquí para allá. Vive en Marruecos, Lyon, Córcega, y en Marsella, donde obtiene el título de arquitecto.

Se había ido alejando de la fe, y en particular de la Iglesia. Se hizo preguntas sobre la vida y su sentido, pero no encontró respuestas. Tenía 33 años.

Ingresa en la masonería buscando el sentido de la vida
Le pareció que la masonería puede ofrecerle las respuestas que busca. Movido por este deseo, ingresa en ella en el año 1989. “Me pareció que la masonería podía tener respuestas. Además, me había alejado de la fe, en particular de la Iglesia. Y sobre todo creo que había en mí una cierta curiosidad por el secreto masónico”.

Entró en contacto con ella a través de una relación profesional. En 1989 se introdujo en la logia de Derecho Humano. “Ingresé porque estaba buscando respuestas a las preguntas sobre la vida, el porqué de estar vivo y el sentido de la vida.”

Su iniciación en ella
La logia realizó varias investigaciones sobre él. Tras estas investigaciones, le convocó a una entrevista. En ella se le preguntó sobre diversos temas relacionados con sus ideas filosóficas, sociales, económicas,… Acabada la entrevista, fue presentado con los ojos cerrados ante un numeroso grupo de masones que le hizo preguntas para ver si se era digno de entrar en ella. Tras la aceptación comenzó a enfrentarse a las pruebas y ritos de iniciación.

Puede adquirir el libro-testimonio de Serge Abad-Gallardo pinchando AQUÍ

El primer rito de iniciación estaba lleno de pruebas simbólicas que produjeron una tremenda impresión en el iniciado. El rito no estaba exento de amenazas para los que traicionen la logia. En aquel momento se sintió orgulloso de haber recibido la aceptación de una sociedad secreta que cuenta con él y lo ha considerado digno de ella. Su promoción dentro de esta sociedad secreta le hizo sentir que forma parte de una privilegiada élite de iniciados.


Una religión esotérica 
Serge Abad-Gallardo no duda en que la masonería es una religión. Sus ritos y sus signos revelan su concepción esotérica del mundo e influyen poderosamente en sus iniciados, que se relacionan con todo ello como si fuera una verdadera religión:

"El ritual masónico influye en la mente, en el subconsciente y en el alma de las personas. El ya iniciado, el que es ya masón mira hacia los símbolos y los rituales masónicos como si estos fueran verdades profundas y esotéricas".

Su decepción de la masonería: incompatible con Jesucristo
Su confianza en la masonería fue desmoronándose desde el momento que empezó a tomar conciencia de que la masonería era incompatible con la búsqueda de Dios. Este hecho se unió a la imagen de Cristo que se tiene en la masonería, que responde, únicamente, a una persona que en el mejor de los casos es un iniciado; una imagen en las antípodas del Dios que se ha hecho carne y que ha muerto por nosotros en la cruz para salvarnos.

Dimití, sobre todo, porque me di cuenta de que no podía buscar a Dios en la masonería. Y luego está, claro, la cuestión de Cristo.”

"La masonería aleja de Cristo. Porque aunque se trata de Jesucristo en el grado 18 de los Altos Grados masónicos, éste no tiene nada que ver con el Jesucristo de la Iglesia Católica, ya que se refiere a cualquier sabio o filósofo", afirma

"Hay masones que van todavía más lejos en esta blasfemia ya que quitan toda forma de divinidad a Cristo y dicen que él fue el primer masón, un hombre iniciado. Se apoyan en el hecho de que José y Jesús fueron carpinteros. Y que la palabra 'carpintero' es la etimología de 'arquitecto', y todos los masones, sobre todo en los Altos Grados son Gran Arquitecto".

La Virgen le trajo de nuevo a la Iglesia
En una peregrinación a Lourdes fue donde por fin encontró la gracia divina que estaba buscando y que le hizo volver a la fe.

Su salida, un doloroso proceso hacia la libertad
El proceso de su salida no fue precisamente fácil. La “filantrópica hermandad” preconizada por la masonería, se convirtió en desprecio, incluso en insultos y rechazo profesional. 

El relato de su salida de la masonería y de su retorno a la Iglesia
Ha publicado el relato de su retorno a la Iglesia Católica en su libro Por qué dejé de ser masón.

Un relato sin desperdicio de su proceso de iniciación a la masonería y de su posterior conversión a la Fe.

En Colmenar del Arroyo el sábado 11 de noviembre
Serge Abad-Gallardo dará testimonio de su retorno a la Iglesia Católica. Lo hará en el marco del 300 aniversario de la fundación de la masonería que se cumple este año, el sábado 11 de noviembre en la vigilia de testimonio, adoración y alabanza "Asalto al Cielo", en la parroquia Asunción de Nuestra Señora de Colmenar del Arroyo (Plaza de España, s/n).

Programa:
17h. Rosario;
18h. Testimonio;
19h. Adoración;
20h. Misa.

Cómo llegar
En coche: tomar la carretera M-501 en dirección San Martín de Valdeiglesias, y continuar por ella hasta la salida 37, dirección Chapinería, Colmenar del Arroyo y Valdemorillo; luego se toma el desvío hacia Colmenar del Arroyo, y se continúa recto hasta la Plaza de España, donde se encuentra la Parroquia. En autobús desde Madrid: tomar el autobús 642 en el Intercambiador de Moncloa.

Asalto al Cielo es una iniciativa misionera del P. Álvaro Cárdenas, párroco de la Parroquia de Colmenar del Arroyo, de la Diócesis de Getafe, en la Sierra Oeste de Madrid. Es una vigilia mensual de testimonio, adoración, y alabanza. El centro de esta vigilia es Jesucristo vivo en la Eucaristía, y el fin de ella el encuentro con Él a través de la experiencia de encuentro con Él en la vida de los que comparten su testimonio, en la adoración y en la celebración eucarística. 

Para cualquier pregunta o información:
asalto.al.cielo.colmenar@gmail.com



in



Este psiquiatra ha visto más posesos reales que casi cualquier exorcista: unos cien en 25 años

El doctor Richard Gallagher recibe miles de consultas de exorcistas de todo EEUU

Desde hace 25 años, numerosos exorcistas remiten sus casos al doctor Gallagher - cien casos eran de posesión real
31 octubre 2017


Un exorcista diocesano puede recibir bastantes visitas de personas preocupadas, llegadas de distintos sitios de su diócesis, pero casi ningún caso es una verdadera posesión demoníaca, aunque los casos de opresión demoníaca (menos grave) son más frecuentes. Un exorcista, en muchos años, puede ver un puñado de casos de verdaderos posesos.


En cambio, en 25 años como psiquiatra asesor de exorcistas, el doctor Richard Gallagher, en Nueva York, ha recibido a varios miles de pacientes, remitidos desde numerosas diócesis, por multitud de exorcistas, novatos o veteranos, y dice que de esos miles de casos unos cien estaban "completamente" poseídos, además de los más numerosos casos de opresión. 

En el siglo XXI, exorcistas en red
Es una novedad del siglo XXI: exorcistas que trabajan en red, con más facilidad para enviar los casos a un psiquiatra que los centraliza y adquiere "mucho oficio". Esto antes no sucedía, cada exorcista (excepto algunos más notorios) apenas conocía algún caso y sus asistentes y consultores psiquiatras trataban el asunto solo de vez en cuando. 

En Estados Unidos, según Gary Thomas, exorcista en la diócesis de Saratoga, hoy hay unos 125 exorcistas oficiales de la Iglesia Católica, muchos más que hace apenas 10 años. Y están mejor formados, muchos acuden al seminario anual en Roma de la Asociación Internacional de Exorcistas. A ese seminario acude cada año el doctor Gallagher. Es difícil encontrar un laico y psiquiatra que haya atendido más casos sobre este tema. 

"Yo no me apunté"
"Yo nunca me apunté a hacer esto", dice el doctor Gallagher en una entrevista en el National Catholic Register. "Simplemente hace unos 25 años, dos de los exorcistas más ocupados del país me pidieron ayudar en unos pocos casos. Nos hicimos amigos y otros sacerdotes empezaron a pedir mi opinión". 

Hoy no solo le consultan numerosos exorcistas católicos, sino que a veces también le contactan pastores protestantes. "Una mujer que examiné se había educado como luterana, así que fue a un ministro luterano. Cuando un diácono luterano dijo una oraciones sobre ella, el demonio se manifestó y ella agarró al sujeto y lo arrojó al otro lado de la habitación, aunque él tenía el doble de peso que ella". Fue en este punto cuando el marido de la mujer decidió llevarla al exorcista católico. 

¿Posesión o problema psíquico? Hay que averiguarlo
La pregunta clave es si una persona que experimenta síntomas está poseída, sufre de opresión demoníaca, o es solo un problema de salud mental. O ambas cosas, que también puede ser. Es malo diagnosticar una causa espiritual o demoníaca a lo que es solo un problema psíquico (a veces muy grave). También es malo considerar que es sólo psíquico lo que tiene un origen demoníaco. 


El Ritual Romano de Exorcismos pide "extrema circunspección y prudencia" antes de realizar el rito completo de exorcismo y asegurarse con "certeza moral" que una persona está poseída. Otra cosa distinta, más sencilla, es realizar oraciones de liberación por una persona que pueda estar "sólo" sufriendo de opresión. 

Solo un sacerdote o diácono católico, con permiso del obispo, puede realizar el rito de exorcismo a poseídos: en este rito se le habla al demonio, ordenándole, por el poder de Cristo, que se marche.

En cambio, en la oración de liberación, cualquier persona puede orar, dirigiéndose a Dios, la Virgen o los santos, pidiéndoles a ellos que actúen por la liberación de la persona oprimida. La Iglesia prohíbe a los laicos dirigirse al demonio, y los exorcistas solo lo pueden hacer durante los exorcismos y para expulsarlo.

Consulta privada y en dos centros universitarios
Gallagher, de familia católica irlandesa, creyente desde niño, se formó como psiquiatra en Princeton y Yale, trabaja en su consulta privada del condado de Westchester y es facultativo en la Columbia University y el New York Medical College. 

Después de 25 años, ya tiene mucha experiencia en un tema en el que pocos pueden decir eso. 

Una y otra vez, dice, ha visto pacientes con una fuerza descomunal, conocimientos que no deberían tener, hablando lenguas que desconocían y con repugnancia visceral contra los objetos o lugares sagrados. 

Gallagher ha estado presente en muchos exorcismos y ha visto a las personas que entran en trance, hablan con distintas voces y reaccionan ante el agua bendita con furia (pero no ante el agua normal).

Nunca ha visto levitar a nadie, aunque una mujer que se dedicaba a la bujería y lo sobrenatural, que él examinó, levitó ante siete testigos que se lo contaron a él, "incluyendo dos enfermeras y una monja". Esta mujer recibió 8 sesiones de exorcismos y se negó a  continuar con el tratamiento. Las cosas que ha visto, dice, no se pueden explicar desde la mera ciencia médica o psiquiátrica. 

Para liberarse es necesario acudir a Dios
La liberación tampoco es fácil. "El exorcismo no es un proceso mágico, como cada exorcista experimentado dirá al paciente; está en un universo moral distinto al del curandero pagano. Los esfuerzos espirituales de la persona afectada son críticos para el proceso. Si no acuden ante Nuestro Señor, esos casos duran mucho tiempo y a veces nunca son liberados".

El proceso de liberación requiere un proceso de conversión, adoptar una vida cristiana, de sacramentos, de oración, de perdón de los enemigos, de renuncia al mal, etc... Sin eso, la liberación es difícil.  

Gallagher ve continuamente gente que sufre, aunque sea "solo" de enfermedades mentales. Y ve también actuar al Maligno. Pero él no se asusta ni desanima. Se siente protegido. "He ayudado a muchas órdenes religiosas, así que muchos consagrados rezan por mí cada día. Me considero bendecido". También reza a San Miguel Arcángel. "Siento que estoy en el bando vencedor", afirma.

Más sobre Richard Gallagher y la relación entre exorcismos y la ciencia psiquiátrica aquí en ReL   

Más sobre este tema en nuestra Sección Exorcismos

ReL también recomienda el libro Así se vence al demonio,de José María Zavala (se puede adquirir aquí)


En este vídeo de 2012, habla el exorcista oficial de la diócesis de Cartagena-Murcia explicando cómo funcionan los exorcismos y la acción demoníaca





in



Doação da Igreja de S. Jorge, do Lousal


No dia 31 de Julho de 2011, na sequência da resposta positiva da SAPEC ao pedido do Pe. Manuel António Guerreiro do Rosário, Pároco de Azinheira dos Barros, Paróquia que inclui também o Lousal e o Viso, para que a Igreja de S. Jorge, do Lousal fosse doada à Paróquia, foi descerrada pela Madame Velge uma placa alusiva à decisão tomada. No dia 30 de Outubro de 2017 deu-se por completo este processo, com a assinatura do Presidente da SAPEC, Dr. Antoine Velge e do Pároco, do Pe. Manuel António do Rosário, seguindo-se-lhe a Escritura de Doação da Igreja de S. Jorge que passa assim, efectivamente, para a posse da Paróquia. Ficam algumas fotografias, quer do primeiro momento, quer do segundo, ocorrido ontem, dia 30 de Outubro.




Folha Paroquial de S. José/S. João Baptista de 29 de outubro de 2017





“All Hallow’s Eve”

A Véspera de Todos os Santos, “All Hallow’s Eve” foi entretanto descoberta pelo instinto comercial para importar costumes pouco conformes à nossa tradição. Das abóboras luminosas aos adereços de bruxas e teias de aranha, seria bom não perdermos a noção de que o Halloween mais não é do que a Véspera de Todos os Santos que bem conhecemos... A ideia não é comemorar a morte, mas lembrar os que pela vida se tornaram especiais.
Este é o último dia para visitar a exposição sobre «A arte de cuidar – História da enfermagem do século XVI ao século XXI». É no Museu de São João de Deus, no Telhal, Lisboa, e apresenta, de forma pedagógica, a evolução da enfermagem em Portugal.
Esta tarde, pelas 15h00, o programa Ecclesia na RTP 2, oferece-lhe a informação religiosa com destaque para a presença em estúdio de Joana Figueiredo que nos fala do Primeiro Seminário da Escola de Cuidadores.
Na Antena1 o programa Ecclesia chega mais tarde, é pelas 22:45.
Bom dia
Henrique Matos


segunda-feira, 30 de outubro de 2017

Un musulmán defiende esta cruz, atacada por masones con una ley laicista francesa de hace 112 años

No molesta ni a hebreos ni a musulmanes, dice Kamel Abderrahmani

En la Plaza Juan Pablo II de Ploermel hay una estatua del Papa Santo... con una cruz
30 octubre 2017


El último debate en Francia sobre la diferencia entre la laicidad razonable y la ideología laicista radical se está dando respecto a un monumento levantado en 2006 en Ploërmel (Bretaña), una escultura que muestra a San Juan Pablo II bajo un arco con una cruz. A su pies está escrita en francés la frase con la que se presentó ante el mundo: "No tengáis miedo". 


Una asociación laicista regional de tintes masónicos (www.lp56.fr) denunció a la municipalidad por ir contra la "laicidad del Estado" y un tribunal de Rennes, y luego el Consejo de Estado, han ordenado al ayuntamiento ahora quitar la cruz (y pagar 3.000 euros a la asociación laicista), aunque se dejaría la figura del Papa.

El tribunal se remite a una ley de laicidad de 1905, hace más de un siglo, anterior a las Guerras Mundiales, la descolonización, la Unión Europea, la Caída del Muro... La asociación también está en campaña contra el Valle de los Santos, que levanta docenas de estatuas colosales de santos en una colina en el centro de Bretaña [lea aquí nuestro reportaje de este lugar tan especial]. 


Kamel Abderrahmani, un joven argelino radicado en Francia, musulmán y comentarista frecuente en la agencia AsiaNews sobre la actualidad religiosa francesa, ha criticado esta decisión laicista y anima a los cristianos a actuar. "Pienso que los cristianos deben reaccionar para mantener esa cruz, porque una cruz sobre la cabeza de un hombre santo como lo fue Juan Pablo II no molesta ni a hebreos ni a musulmanes ni a la ley de 1905", afirma.

El alcalde no descarta recurrir
El alcalde de Ploërmel, Patrick Le Diffon (de Los Republicanos), dijo a AFP que no descartaba llevar el caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. "La estatua hace 12 años que es parte del paisaje de Ploërmel, no molesta a los habitantes. Por el contrario, es un activo turístico innegable para el municipio", explicó. Además, "este edificio es una obra de arte. Se necesita la autorización del artista para modificarlo", declaró. El artista es el escultor ruso Zourab Tsereteli. 


Muchos franceses están protestando desde la cuenta de Twitter #MontreTaCroix(Muestra tu Cruz), enseñando cruces históricas en lugares públicos y emblemáticos de toda Francia. (Pueden verse aquí).

Incluso la primera ministra polaca, Beata Szydlo, se pronunció el 28 de octubre declarando que su país se ofrecía para acoger el monumento sin censurar. «El dictado de la corrección política -de la secularización estatal da un espacio a valores extraños a nuestra cultura y conduce al terror en la vida cotidiana de los europeos», advirtió Szydlo. Recordó que Juan Pablo II advirtió de que la democracia sin valores conduce al totalitarismo y que ese «gran polaco y gran europeo» es símbolo de la Europa unida y cristiana. 

Publicamos a continuación la argumentación de Kamel Abderrahmani contra la retirada de la cruz, en la que interpreta el concepto francés de "laicité", que efectivamente remite a una legislación muy antigua y sin relación con la del resto de países europeos, donde lo común es la aconfesionalidad del Estado, o una confesionalidad que respeta la libertad religiosa. 

El laicismo francés la toma contra el Papa Juan Pablo II  
por Kamel Abderrahmani

El diccionario Larousse define laicidad así: “Concepción y organización de la sociedad fundada sobre la separación de la Iglesia y del Estado y que excluye a las iglesias del ejercicio de cualquier cargo político o administrativo y en particular de la organización de la enseñanza”. 

Dicho de otro modo, en un Estado laico, lo religioso no interviene en lo que es político, lo político permanece neutro frente a las religiones y el Estado reconoce la existencia de una o más religiones pero ellas no tienen ningún derecho de intervenir en sus asuntos.

Parece que esta concepción de la laicidad comience a oscurecerse o casi a desaparecer. La laicidad hoy está instrumentalizada y si persiste de este modo, se convertirá en enemigo de las religiones. 

Asistimos a una grave deriva de la laicidad francesa. De otro modo, ¿como explicar que también el origen de la sociedad francesa sea atacada?


En Ploërmel, en Morbihan, en la región de Bretaña, Su Santidad Juan Pablo II ya no está en olor de santidad. El Consejo de Estado ordenó al intendente de la municipalidad proceder a retirar la cruz que está colocada sobre el monumento estatua del Papa. El monumento que mide casi 8 metros, fue construido en 2006 en una plaza pública de Ploërmel. Este fue un regalo del escultor ruso Zurab Tserreteli al intendente de la época, Paul Anselin. Desde su instalación no cesó nunca de ser objeto de controversias y de tensiones en esta pequeña municipalidad.

Alentado por la asociación laicista “Federación del pensamiento-libre”, el 30 de abril el tribunal administrativo de Rennes ordenó a la municipalidad de Ploërmel proceder a retirar la estatua, por el hecho que el arco (del monumento) tiene una cruz “símbolo de la religión cristiana”, presentando un “carácter de ostentación”. Tal juicio fue anulado 8 meses después por la corte administrativa de Nantes.

El miércoles pasado, 25 de octubre, el Consejo de Estado por lo tanto decidió anular la anterior anulación y ordenó proceder a retirar la cruz y no de toda la estatua. Según la decisión del Consejo, la cruz, a diferencia del arco, “constituye un signo o emblema religioso cuya instalación es contraria al Art. 28 de la ley del 9 de diciembre de 10905”, relativa a la separación entre la Iglesia y el Estado. 

La municipalidad tiene 6 meses para proceder a desmontar la cruz del monumento. Deberá pagar además 3.000 euros a los demandantes. ¡Una cruz contraria a la ley de 1905! "Felicidades" a los legisladores del Consejo de Estado.

¿Asistimos a una deriva de la laicidad francesa? Ayer la tomaron contra los musulmanes, contra los judíos y hoy contra el cristianismo. Pero no hay ninguna religión que sea una amenaza para la laicidad.

Este laicismo que quiere destruir todo carácter cristiano de la sociedad francesa y que quiere poner en conflicto a la laicidad con la religión, arriesga tener o llegar a consecuencias negativas. Pienso que los cristianos deben reaccionar para mantener esa cruz, porque una cruz sobre la cabeza de un hombre santo como lo fue Juan Pablo II, no molesta ni a hebreos, ni a los musulmanes, ni a la ley de 1905.


in