domingo, 15 de abril de 2018

Papa Francisco en la parroquia: “Pidamos la gracia para creer que Jesús ha resucitado”.


Una tarde en una parroquia de Roma

(ZENIT – 15 abril 2018).- “Pidamos la gracia para creer que Jesús ha resucitado. ¡Que él está vivo! ¡Es nuestra verdadera juventud!”, dice el Papa Francisco en una parroquia de su diócesis.
El Papa Francisco visitó la parroquia de San Paolo della Croce en el distrito Corviale de Roma, un barrio conocido como la “gran serpiente”, un gigante de cemento que le da un aspecto inhóspito.
El Papa fue recibido a las 16:00 horas por su vicario de Roma, Monseñor Angelo Donatis, Monseñor Paolo Selvadagi, obispo auxiliar del sector Oeste, P. Roberto Cassano, sacerdote de la parroquia, P. Gabriele Petreni, vicario, y por sus colaboradores parroquiales.
San Paolo de la Croce fue construido el 1 de julio de 1977, Juan Pablo II fue allí en una visita el 1 de marzo de 1992. La Iglesia fue inaugurada el 16 de abril de 1983. El edificio se debe a Ennio Canino, maestro de la arquitectura sagrada del siglo XX, amigo y consejero de Pablo VI.
La parroquia sirve a la “Serpentone”, una barra construida en los años 70 en la parte superior de una colina de 60 hectáreas, con 700 000 m3 de casas y casi 90 000 m3 no residencial. Una comunidad contemplativa se ha establecido allí, verdadero oasis de paz y oración, indica la persona a cargo de esta Fraternidad de la Encarnación, el P. Gabriele Petreni.
En la parroquia, el Papa Francisco se encontró por primeramente con los niños del catecismo, luego con los ancianos, los enfermos y los pobres.
Con los jóvenes, el Papa en particular respondió a un niño pequeño cuyo padre murió, que no era creyente pero bautizó a sus cuatro hijos. Manuel se preguntó si su padre estaba en el cielo, rompiendo a llorar. El Papa saludó la memoria de este “padre” que, dijo, era un buen padre, como dicen sus hijos. Y luego preguntó repetidamente a la multitud: “¿Crees que Dios puede dejarlo lejos?” ¡No! “Responde la multitud. “Esa es la respuesta, Manuel, ¡gracias! Y el Papa lo alentó: “¡Habla con tu papá!”
El Papa volvió a hablar con el niño, todavía conmovido, al final del encuentro. Lo besó y lo bendijo.
Luego, el Papa tuvo una reunión con una delegación de pobres, 100 familias, y ancianos.
Hablando con los mayores, dijo: “Los jóvenes corren pero son los viejos los que conocen el camino … incluidas las privaciones. ”
“Todo el mundo tiene su dolor, su herida: que no le quita la alegría”. Jesús vino a pagar nuestras heridas con sus heridas “, instó el Papa.
Luego, también los alentó a “hacer el bien”: “Todos podemos hacer el bien a los demás … El párroco dijo que vosotros sois el tesoro de la parroquia, entonces,” ¡avanti! Oremos a la Virgen María para que proteja este tesoro. Ave María … »
“Y orad por mí, por favor … a favor, no en contra, ¿no? “Concluyó el Papa con una sonrisa.
Luego se tomó el tiempo para celebrar el sacramento de la reconciliación: muchos feligreses se confesaron con él.
Finalmente, el Papa presidió la Misa alrededor de las 17:20 horas, rodeado por el Obispo De Donatis, el Obispo Selvadagi, y representantes de la Prefectura XXX y algunos sacerdotes amigos de la parroquia.
En su homilía improvisada, el Papa instó a buscar la fe en la resurrección de Jesús, “Los discípulos sabían que Jesús había resucitado, María Magdalena lo había dicho, Pedro lo había visto y los peregrinos de Emaús lo habían contado … ¡Lo sabían! Pero esta verdad no había entrado en su corazón … ”
El Papa enfatizó el realismo del encuentro de los discípulos con el Resucitado: “Jesús les dijo:” ¡No me toquéis! ¡Un fantasma no tiene cuerpo! Pero ¿por qué no creyeron? ”
El Papa responde, como en el Regina Caeli  : “Dudaron” por su alegría, “fue inmenso. ”
Luego, el Papa instó a la parroquia a pedir el don de la fe en la resurrección de Cristo: “Pidamos la gracia para creer que Jesús resucitó”. ¡Que él está vivo! ¡Es nuestra verdadera juventud! ¡Es la victoria! Cristo está vivo. Cuando comulgas, ¿estás seguro de que Jesús está vivo?”
Hizo hincapié en que el pecado “envejece”, pero que el Cristo resucitado “rejuvenece”, que el perdón, el sacramento de la reconciliación, “rejuvenece”.
“Pidamos”, insistió el Papa, “la gracia de tocar a Jesús resucitado, en el encuentro con los enfermos, los prisioneros, los más necesitados, los niños, los ancianos: cuando queremos hacer algo bien” es Jesús quien nos empuja allí. ”
La parroquia ofreció tres regalos al Papa Francisco: un plato grande decorado con flores, una tabla hecha de pedazos de madera de los patios del barrio rodeados por la esperanza representada por el azul del cielo, y una escultura que representa un rostro sufriente rodeado por las manos del Buen Pastor. El Papa ofreció a la parroquia un cáliz, en recuerdo de su visita.
El párroco tomó la palabra para agradecer al Papa y explicó que en esta parroquia difícil entendía lo que significaban las “periferias” existenciales, y una “Iglesia en vías de extinción” y qué significaba “Dulzura” y “Humildad”, y las otras Bienaventuranzas, frente a las dificultades.
También dio las gracias al Papa por su exhortación apostólica “Gaudete y Exsultate” citando las palabras del Papa: “Dios no tiene miedo … Jesús va delante de nosotros … Jesús ya está aquí. Santo Padre, te gustan las periferias, las periferias te quieren.”
El Papa saludó a los enfermos después de la bendición final y el Regina Caeli, y luego regresó al Vaticano.
Los feligreses dieron la bienvenida a la visita del Papa. Y también porque … el municipio había cerrado los baches del camino tomado por la procesión papal. ¡El Papa debe regresar, dijeron los feligreses!
© Traducción ZENIT, Raquel Anillo
in



Sem comentários:

Enviar um comentário